¿Qué pasa en junio en el jardín?

Cuando apoyas los dedos en el teclado para hablar a los amigos de algo tan serio, tan bello y tan interesante como el mes de junio, corren pequeñas hormigas por tu cuerpo motivándote a decir muchas cosas (¡tantas!) y a toda prisa, además sin equivocarte en el tono, ni en la forma, ni tergiversar la información oficial, ni tus vivencias…

Por eso, en esta página siempre parto de un refrán como leit motiv de mi escrito. Él habla por mí en lo esencial de las ideas. El de ahora: “En junio, el veintiuno, es largo como ninguno”. Fíjate qué preciosidad de información. Quiere decir que ése es el día del solsticio de verano, la noche más corta del año (¡para qué dormir!), la que se vive a la luz y el calor del fuego de las hogueras (el 24 es San Juan), pero también bajo el influjo de las brujas y las estrellas, y desde luego, al amparo del amor, se halle dónde se halle.

En un mes de gran actividad jardinera como es junio, me ha tocado pasar muchos “sanjuanes” fuera de casa. Varios han sido en la costa, y algo que nunca se me irá de la cabeza es la interminable fila de hogueras en las playas de Alicante, Murcia, Almería, Málaga… (seguro que el espectáculo se repetirá en toda nuestra costa). Y tampoco se me irá de la cabeza, ni de los pies, esa sensación de bailar de forma desenfrenada aunque no haya música, ni pareja, ni ritmo determinado, ni objeto; sólo bailas sintiéndote vivo, desinhibido y divertido, con todo el futuro de un verano, que está comenzando, en la punta de tus dedos.

De todas formas, como somos jardineros, debo contarte también algo cultural, algún secretito del oficio y para eso me viene de maravilla otro refrán: “La reja por San Juan es estiércol natural”. Quiere decir que no debes permitir las malas hierbas en tus macizos ni en tu huerto, y que esos hierbajos arrancados, enterrados en el suelo, conforman el mejor abono orgánico del mundo (abono sideral). Además, no dejes que el césped se quede atrasado sin segar, y no permitas que pase sed. Por otra parte, ya puedes despuntar los arbustos florecidos tiempo atrás, me refiero a lilos, espíreas, celindas, forsitias…

Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo, y si junio es ruín, hasta el fin

El mes de junio es el del apogeo en el jardín. Ni tenemos que pasar ese estrés explosivo de abril y sus brotaciones, ni de mayo con sus crecimientos, plagas, riesgo de fríos y calorazos. El tiempo se ha estabilizado y nos asentamos en el calor, que no ha hecho más que empezar. Ahora mismo:

Florecen las adelfas. Ellas se toman su tiempo, no tienen prisa. Primero, tras los fríos, las podas y tardan lo suyo en brotar. Pero una vez tus adelfas han emitido esas hojas verdes y brillantes que te llenan de ilusión, esperas sus flores… que llegan en este mes para alegría de todos y que se quedarán una larga temporada.

jardin adelfas

Primer descanso de las rosas. El mes de las rosas por excelencia es mayo, florecen como posesas y nada las detiene. Ahora, en junio, frenan algo en su ímpetu y dejan de florecer parcialmente. Es como si tomaran carrerilla para la segunda floración, que en el caso de las rosas se denomina remontada.

rosas

Cerezas y ciruelas. La primera fruta de la temporada en recoger es la cereza. Esos pequeños frutos al final de un largo pedúnculo se colorean con pocos rayos de sol y adquieren esa bella coloración roja que nos encanta tanto o más que su dulce (o agridulce, si son guindas) sabor. También podrás degustar este mes las primeras ciruelas, sobre todo las muy tempranas y amarillas “Early Laxton”.

Está pasando…

Como cada junio, a partir de San Antonio (día 13) el calor va a apretar de lo lindo y vas a tener que estar mucho más atento a sus efectos sobre el jardín. Por ejemplo, la primera avería del sistema de riego (que nunca avisa) te dará un buen susto que deberás subsanar a base de trabajo… y agua.  Ya sabes…

■ En el huerto, primeros tomates. Sus meses de producción fuerte son los dos próximos, pero esos primeros tomates de junio hacen una enorme ilusión. Es por lo que tanto has trabajado, cavando, estercolando, sembrando, plantando… ¡Qué deliciosos, arrancados de la mata y llevados a la boca!

Llegarán los hibiscos. Como tenemos dos especies estrella, tenemos también un calendario de floración repartido dentro del género Hibiscus. Los rosa-sinensis o rosas chinas se encuentran en todo su sazón en el litoral, mientras las rosas sirias o syriacus (corola doble en la foto) comienzan ahora a emitir sus flores acampanadas en el interior peninsular.

Tiempo de hemerocalis. Pocas especies bulbosas cuentan con tanto prestigio, reconocimiento e historia como las pertenecientes al género Hemerocallis. También conocidas como lirios de un día, por la duración de cada campana floral, sus cepas pueden vivir muchos años en tu jardín… y ahora empiezan su bella floración.

Sé el primero en comentar

¿Tienes algún comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*