El arte topiario: dar forma a los setos y arbustos es más fácil de lo que crees

Como ya vimos en un post anterior, los arbustos perennes o de aguja hay que podarlos en primavera, justo antes de su brote. Se deberán recortar un poco los brotes nuevos y todos los brotes antiguos que se pueda para estimular su crecimiento. Así conseguirás un seto espeso y compacto. Este tipo de setos son ideales para darles forma. Y ahora es el momento perfecto. Así que te proponemos un reto para esta primavera que acaba de comenzar: ¿Te atreves a echar mano de tu vena artística y realizar esos diseños que siempre quisiste hacer pero no te atrevías? Cuando acabes de leer este post te darás cuenta de que es más fácil de lo que pensabas.

 

Esculpir los arbustos es todo un arte

Para conseguir estos “topiarios”, que es como se llaman los arbustos con formas que se consiguen mediante la poda, lo mejor es utilizar arbustos espesos y de crecimiento lento como el boj, el tejo, los cipreses, el romero o las coníferas en general. Las fuertes ramas que se van haciendo cada vez más finas configuran los motivos principales del modelo que se quiere realizar. Para dar a las ramas la dirección adecuada se debe fijar la rama flexible con un alambre.

Y para esculpirlos por medio de la poda, si eres un jardinero experto puedes hacerlo “a ojo”; pero si estás empezando lo más recomendable es utilizar guías. El uso de cuerdas, alambres o tablas te ayudará a acotar la forma que le quieres dar a tu arbusto, de modo que sólo tienes que podar lo que sobresalga. En el caso de figuras más complicadas (animales, por ejemplo) lo mejor es que crees un molde con la forma exacta. Para empezar a practicar puedes hacerlo con madreselva arbustiva o laurel-estaño.

Hay formas y formas

Un arbusto en las manos adecuadas es casi como el barro en las manos del escultor. Admite infinidad de formas, todas las que puedas imaginar. Pero, como todo en la vida, conviene empezar por lo básico e ir creciéndose poco a poco.

Formas geométricas: por ejemplo, pirámides. Se cortan con la ayuda de cordeles tensados o con un marco de listones de madera. Deberás girar el marco alrededor de toda la planta e ir podando los brotes que sobresalgan. Las plantas en maceta son perfectas para las formas geométricas.

Plantas de altura: incluso las plantas altas se pueden realzar con estas formas y convertirse rápidamente en el orgullo de tu jardín. Es un poco más complicado, pero la técnica es la misma. En estos casos, la escalera es un aliado muy útil.

Formas de fantasía: lo mejor es preparar un armazón de malla metálica que cubra todo el seto. Podrás cortar sin problemas todo aquello que sobresalga del armazón. Para conseguir un buen resultado es imprescindible utilizar una buena herramienta de poda para que el corte sea lo más exacto posible.

Para estimular el crecimiento del seto deberías cortar los brotes más de una vez al año (lo ideal son cuatro: principios de marzo, mediados de mayo, un repaso entre julio y agosto, y finales de octubre, antes del frío). La rapidez con que se consiga la forma deseada dependerá del tamaño y del crecimiento del seto que hayas elegido. Para conseguir formas más complejas, que también son las más impresionantes, hay que esperar muchos años.

 

La herramienta sí que importa

Para podar de una manera cómoda, segura y conseguir un corte lo más preciso posible, es muy importante usar las herramientas de corte adecuadas. Lo más recomendable es un buen cortasetos (ya sea de batería, eléctrico o de gasolina) para esculpir la forma sin esfuerzo, y unas tijeras de poda para afinar el toque final.

 

Un par de consejos prácticos

-El objetivo de la poda en estos arbustos es, además de darles forma, lograr un follaje más denso y fuerte. Por tanto conviene podarlos unas cuatro veces al año, como ya hemos visto. Especialmente cuando las ramas están bien desarrolladas. Y aquí viene el truco: si las cortas en días nublados o a última hora de la tarde, la cicatrización es mejor y la planta se recupera antes.

-En general, estos arbustos topiarios requieren un suelo especialmente rico en nutrientes, así que es necesario que les proporciones un fertilizante específico o un buen estiércol, al menos un par de veces al año.

 

Poco a poco te darás cuenta de que en este arte topiario la experiencia y la habilidad son fundamentales, lo mismo que la paciencia y el sentido artístico, así que lo mejor es practicar y practicar. Y también echarle imaginación: aquí tienes unas cuantas ideas realmente inspiradoras. ¡A por ello!

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*