Ocho buenos consejos en febrero para preparar la vuelta del césped

Vuelve el césped al jardín… ¡a mantillar y segar! 

Con los soles de este mes de febrero, aunque sean tímidos, hay que empezar a segar el césped. Antes de empezar, se impone extender una capa de mantillo de ½-1 cm sobre la hierba y regar a continuación; tras unos días… ¡a segar! Bien calzado, con la máquina a punto (cogiéndola por los lados), sin arrimarse a zonas engravilladas, liberando de hierba las bases de los árboles, aprovechando bien los recortes… va a ser un placer; pero para que trabajes a gusto y seguro, ahí van estos ocho consejos de oro.

  1. Agarra el manillar del cortacésped por los lados, será mejor para tus huesos. Con la experiencia, a base de cortar metros y más metros cuadrados tras la segadora, se ha llegado a la conclusión de que sus vibraciones hacen menos daño al esqueleto si quedan amortiguadas agarrando así el manillar.Cortar el césped con las dos manos.
  2. Siembra el césped por calles en días sin viento, o sembrarás el jardín del vecino. Es muy simple, una vez tengas el terreno bien rastrillado, como la palma de la mano, dibuja calles de 1-1,5 m en el suelo con mantillo y echa las semillas a voleo ahí. Después, tápalas con más mantillo. Sólo faltará efectuar un buen primer riego del año… si no hiela. primer riego del césped
  3. No te atrevas a segar la hierba en “chancletas”, es decir, con los pies desnudos o acabarás lleno de rasguños. Por muy bien que recoja la hierba segada tu máquina cortacésped, siempre expulsa algo de materia sólida al exterior y hacia atrás. Imagina que tira una piedra o un cristal y ahí están tus pies sin protección… trabajar con los pies protegidos
  4. Si no utilizas el material segado para múltiples funciones: acolchados en alcorques, elaboración de compost (fotografía), mulching sobre el terreno para evitar malas hierbas, etc., llenarás bolsas y más bolsas perdiendo un rico y útil producto. Usa cuchillas recicladoras y aprovecha el material segado. aprovechar los restos herbáceos para compost
  5. Mantilla la pradera en dos fases, porque son dos veces cuando necesita tu césped los mimos y protección de este material orgánico. Antes del invierno para abrigar y después de la estación fría, para abonar con vistas a encontrarse rico en nutrientes durante la temporada cálida. amantillar
  6. Unas gotas de herbicida de contacto al pie de cada árbol, bastarán para que se establezca una tierra de nadie entre los troncos de tus árboles y la hierba. Con esta sencilla labor conseguirás siegas mucho más sencillas y no tendrás que usar tijeras de perfilar. Herbicida
  7. No montes las ruedas exteriores de tu cortacésped en los bordillos. Ya sabes, queremos cortar la hierba sobre bordillas, obstáculos, etc. sin tener que recurrir a tijeras doblando el lomo, y siempre sucede lo mismo, la cuchilla roza con el árido y se rompe o se desgasta. Es peligroso y es más recomendable usar la perfiladora. cuidado con los bordes al cortar el césped
  8. No repartas gravilla junto al césped a no ser que instales pletina separadora. Se trata de planchas lineales de 10 cm de anchura y 2-3 m de longitud, generalmente de acero cortén, que establecen freno a que las piedrecitas incurran en la pradera… La gravilla es letal para las cuchillas de la máquina y así estarán a salvo. Como ves en la foto, junto a la gravilla debes colocar, por ejemplo, corteza de pino. gravilla junto a cortezaComo este año el frío llega algo retrasado, te dejamos unos truquillos para proteger tu jardín en estos meses de bajas temperaturas, esperamos que disfrutes del artículo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*