Llega enero y pasan cosas increíbles en tu jardín

Como si tuviéramos una bola de cristal, mes a mes te vamos contando aquí qué sucede en tu jardín, aunque no puedas verlo. Nadie puede ver las raíces y tallos que están emanando de tus bulbos de tulipán a 20 cm bajo tierra, y sin embargo nuestra bola de cristal nos dice que lo están haciendo. Te lo contamos para que te diviertas pensando en ello, todo un milagro de supervivencia y futuro de belleza.

Todo muy práctico, muy resumido, con poca retórica… Bueno, con la retórica que a veces demanda algo tan maravilloso, tan intenso, tan divertido y tan asombroso como tu jardín.

Si no has trasnochado mucho en Nochevieja, no dejes de salir al jardín o al campo el primero de enero. Ese día es siempre muy limpio y brillante, pacífico, entre azul y limón. Por lo general, enero es frío y más bien oscuro, así que aprovecha ese regalo que te hace el mes ese primer día y disfrútalo.

   “En las mañanas de enero,

ni se dan los buenos días

ni se quitan los sombreros”.

Una amiga me contó el significado de la palabra “serendipia”, que se relaciona con esos sucesos encadenados que te permiten descubrir cosas a priori no relacionadas con esas casualidades que suceden en la vida y te permiten alumbrar el camino…, pero desde luego no son tan casuales. El mejor ejemplo de serendipia lo tenemos en el descubrimiento de América. Colón no sabía que iba a realizar tal superhazaña, creía que llegaría antes a “las Indias”, pero esa proeza sólo la podría haber llevado a cabo un enorme personaje como él.

Bueno, pues por pura serendipia, a base de salir todos los días de Año Nuevo tempranito a mi jardín, a, como diría el poeta-cantautor valenciano Julio Bustamante, “pasear, escribir, pensar, tal vez beber”, he descubierto que ese día es espectacular, que nunca falta el sol, que en ocasiones se convierte en el día más bello de todo el año.

Por cierto, te recomendamos no te pierdas la luna llena de enero, evocadora y preciosa. Puedes mirarla directamente un buen rato porque no molesta a los ojos; incluso puedes observarla con un telescopio sin filtro lunar.

¿Ves? Todo es bueno, todo empieza bien este año. Que siga así. Te lo deseamos de todo corazón.

¿Qué está pasando?

A pesar de que el año nuevo biológico se corresponde con septiembre, en que se suavizan las temperaturas y comienzan las lluvias, enero tiene algo de regreso a la actividad vital gracias a esos días que comienzan a alargarse. Ahora mismo:

  • Las vivaces comienzan a brotar. Resulta sorprendente observar cómo responden las plantas al incremento de luz diurna. Desde el solsticio de invierno (21 de diciembre), en que sucedió el día más corto del año, no han hecho más que prolongarse los minutos de luz y muchas de las especies estables del macizo de vivaces muestran sus primeros brotes, todavía incipientes. Es el caso de sédum, duchesnia, heléboro, cerastium… Por su parte, los juníperos (foto) se cubren de frutos (gálbulos).
Vivaces en el jardín
Juníperos
  • Las camelias se embotonan. La facultad de estos arbustos de hojas tan brillantes y fuertes para presentar capullos que aguantan en las ramas largo tiempo es notable. De hecho, es posible que desde noviembre se hayan formado botones de flor que van abriendo a medida que encuentran condiciones favorables. Tal vez el estallido general suceda en febrero-marzo.
Camelias en el jardín
Brote en una camelia
  • Florecen los almendros. Te anunciamos que el mes pasado ya podían encontrarse algunas florecillas aisladas sobre los almendros en Andalucía. Ahora, la cosa se generaliza y es posible encontrar, por sorpresa, algún almendro florido alegrando el paisaje.
Almendros en flor
Almendros en flor
  • Las bulbosas anuncian sus intenciones. Aunque el mes pasado ya apuntaban los nazarenos (Muscari armeniacum) sobre el terreno, desde ahora salen de las profundidades del suelo, que es donde se encuentran sus bulbos, los narcisos, jacintos y tulipanes. Sólo queda un par de meses para sus primeras flores.
Bulbosas en el jardín
Muscari armeniacum

¿Qué va a pasar?

Pues que ya puedes acudir a tu centro de jardinería a buscar estas bellezas: blechnum, arábide, salvia o alisum. Tendrán tiempo para arraigar hasta marzo y florecer con profusión en ese mes de comienzo de la primavera. Además…

  • Estructura la rocalla. Todo lo que puedas hacer ahora, que no necesite manejo de especies vivas, es lo más recomendable. Por ejemplo, si has decidido que este año no pasa sin crear tu rocalla, es el momento adecuado. Hazte con un buen cargamento de piedras grandes y estéticas, y disponlas a modo de colina, rellenando continuamente con tierra vegetal bien fina. Después, dentro de un par de meses, podrás acometer las plantaciones.
Rocalla en tu jardín
Rocalla
  • Trata el musgo. Al principio, su aparición entre las baldosas de tu pavimento resulta gracioso y estético. Más tarde, a medida que esas especies briofitas van surgiendo por doquier, la cosa se complica, ya que asfixian el césped, producen resbalones, dan sensación de abandono… Trata los musgos desde ahora y de forma mensual.
Musgo en el jardín
Camino empedrado
  • Planta los ajos. Enero es la última oportunidad para plantar los ajos con garantía de obtener ejemplares fuertes y rentables. Ya sabes, “días que pasan de enero, ajos que pierde el ajero”. Apresúrate y ve a comprar unas hermosas cabezas de ajos para meter en tierra.
Ajos en el jardín
Ajos

Sé el primero en comentar

Dejar una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*