7 consejos para recibir el otoño

7 trucos, 7 días. En una semana lo tendrás todo preparado para dar la bienvenida al otoño en tu jardín. ¿Empezamos?

Lunes. Instala un estanque… Y échate a dormir

Cualquier punto de agua en el jardín se convierte de inmediato en foco de atención… y admiración. A la cabeza de las láminas de agua se halla el estanque, que no es más que un vaso excavado en el suelo, impermeabilizado y lleno de agua en el que se plantan especies adecuadas (flotantes, de fondo, de ribera…), y que no necesita apenas cuidados. Si acaso, controlar las algas de forma quinicenal y efectuar un vaciado parcial con limpieza general cada 3-4 años.

Martes. Planta arbustos bayíferos

Espinos de fuego (Pyracantha coccinea)
Espinos de fuego (Pyracantha coccinea)

Las bayas pendiendo de los arbustos son como flores duraderas y vistosas… en tiempo sin ellas. Si plantas en tu jardín, por ejemplo, espinos de fuego (Pyracantha coccinea) como el de la fotografía, o madroños, acebos, agracejos o viburnos, te encontrarás con manchas de color integradas por miles de bayas rojas o naranja, que iluminarán tu jardín en esta época en que las flores son tan escasas.

 

 

 

Miércoles. ¿Flores en otoño? ¡Las hay!

Madroño (Arbutus unedo)
Madroño (Arbutus unedo)

Y también en invierno, aunque es mucho más difícil hallarlas, habría que pensar en las especies de floración extra temprana como forsitias, nazarenos, membrilleros de flor… Pero las especies de flor otoñal son mucho más numerosas y también, como todas las flores, son bellísimas. Aquí, por ejemplo, tienes el madroño de la fotografía (Arbutus unedo), con esas flores en forma de olla invertida, de un precioso blanco, que aparecen a la vez que maduran los frutos del año anterior, bayas riquísimas. No tendrás que trabajar para contar con flores en este mes, y dispondrás de ricos frutos para hacer confituras…

 

 

 

Jueves. Setas, aliadas que evitan residuos

Champiñón silvestre (Agaricus campestris)
Champiñón silvestre (Agaricus campestris)

Con las primeras lluvias, los micelios de los hongos bajo tierra comienzan a prosperar hasta que llega un momento en que deciden “florecer o fructificar”, es decir, emitir sus setas (cuerpos aéreos llenos de esporas para multiplicar la especie). Hay hongos de muchas clases, y no todos emiten setas. A nosotros nos interesan los saprófitos, que se alimentan de madera muerta y eliminan gran cantidad de residuos del jardín, como este champiñón silvestre (Agaricus campestris). Favorécelos siempre y sobre todo no los destruyas, aunque se trate de especies tóxicas.

 

 

 

 

Viernes. Evita especies invasoras

Plumeros de la hierba de las Pampas (Cortaderia selloana)
Plumeros de la hierba de las Pampas (Cortaderia selloana)

Nadie puede negar la belleza de estos plumeros de la hierba de las Pampas (Cortaderia selloana), pero para no trabajar demasiado en el jardín deberás evitarla. En efecto, disemina tal cantidad de semillas al aire, semillas muy fértiles de fácil germinación, que vas a encontrarte con innumerables pies que eliminar para que el orden impere. Además, esas plantas pueden invadir el jardín del vecino, así que para favorecer las buenas amistades, mejor no plantar Cortaderia

 

 

Sábado. Piensa en esas autóctonas súper resistentes

Rosal silvestre o escaramujo (Rosa canina)
Rosal silvestre o escaramujo (Rosa canina)

A pesar de no ser una especie oriunda de nuestros lares, sino de extremo oriente, podemos decir que el rosal silvestre o escaramujo (Rosa canina) es uno de los nuestros. Hace mucho tiempo que llegó por aquí, y su papel en la naturaleza no es ni demasiado agresivo ni destructor. Más al contrario, sujeta bien las tierras, alimenta aves y algunos mamíferos, resulta muy melífero para polinizadores… y en el jardín te dará muy poco trabajo. Únicamente deberás someterlo a podas de control de crecimiento, si es que tendiera a desbordar su lugar de aparición (este rosal no se planta, aparece por sí solo).

 

Domingo. No te olvides de acolchar

Árbol de júpiter (Lagerstroemia indica)
Árbol de júpiter (Lagerstroemia indica)

En esta fotografía, con un bello árbol de júpiter (Lagerstroemia indica) mostrando la coloración otoñal de su follaje, puedes observar el generoso acolchado en forma de paja colocado en su base. Con este generoso mulching, no aparecen hierbas, los riegos se pueden espaciar mucho, el ejemplar no pierde nutrientes, además la descomposición del acolchado nutre sus raíces… Nunca tires o elimines residuos del jardín, seguro que servirán a no pocos habitantes de él, comenzando por sus propios emitidores; por ejemplo, dejar residuos de poda al pie de los árboles, controla a los gusanos perforadores de tronco, que prefieren la leña cortada.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*