Wimbledon: Los secretos del césped más perfecto del mundo

el césped más perfecto

A pocos días de que empiece el torneo de tenis (y del deporte en general) más legendario y emblemático del planeta, el único del Grand Slam que se juega sobre hierba, seguro que a tu espíritu jardinero siempre le han intrigado estas preguntas. ¿Cómo se mantiene el césped de Wimbledon tan perfecto año tras año? ¿Qué tiene para que las pelotas boten como en una superficie lisa? ¿Quién se encarga de cuidarlo?

Imaginamos que no vas a levantar una pista de tenis sobre hierba en tu jardín, pero seguro que algunos de los secretos del responsable de cuidar el césped del All England Lawn Tennis & Croquet Club te van a inspirar para mejorar el tuyo.

Cómo aguantar 650 partidos en 13 días

Su nombre es Neil Stubley. Lleva más de 20 años cuidando estas pistas legendarias, desde que se incorporó como aprendiz en 1995, recién salido de la universidad. Hoy es, sin duda, uno de los hombres más importantes del Club. Su experiencia es clave para conseguir un césped capaz de soportar las pisadas y los saltos de los jugadores, o el impacto de las pelotas a más de 150 km/h, durante más de 650 partidos en tan solo 13 días, que es lo que dura el torneo de Wimbledon. Y también el resto del año, claro. Salvo la majestuosa pista central, “la Catedral”, y las llamadas “show courts”, las 40 pistas de hierba del All England se utilizan durante todo el año.

La misión de Neil Stubley y su equipo de 28 personas es mantener el césped en óptimas condiciones en cada partido. Conseguir que este perfectamente sano y cortado al milímetro. O mejor dicho, cortado a una altura de 8 milímetros exactamente (durante el torneo; 13 mm el resto del año). Este auténtico mago de la pista se levanta cada día a las cinco de la mañana para ver el pronóstico del clima (ya sabemos lo imprevisible que puede ser) y decidir si se juega o no, si se retiran las lonas protectoras, si hay que regar un poco porque el suelo está demasiado seco… Luego se corta la hierba hasta esos 8 mm justos, se marcan las líneas con una rueda marcadora y dióxido de titanio (nunca pintura) y finalmente se cepilla el césped para darle brillo y que aparezca espléndido ante los ojos de los espectadores.

hombre comprobando el césped

La firmeza del suelo

Sin embargo, lo más importante no es la apariencia de perfección y cuidado, sino la dureza exacta a la que tiene que estar la superficie de la pista para que las pelotas boten como tienen que botar: altas y sin sorpresas. Cada día se lleva a cabo una lectura de la firmeza del suelo, que, al ser arcilloso, queda muy firme y duro cuando está seco. De hecho, el corte a 8 mm es también el ideal para que el césped sobreviva en un terreno tan seco. Y, como apunte para los más curiosos, el tipo de hierba que se siembra es Ryegrass Perenne, más duradera y resistente al desgaste por tantas horas de juego.

Todos los días del torneo se mide y analiza el desgaste de la pista, la dureza de la superficie y el bote de la pelota; también se marcan las líneas y se apisona y corta el césped diariamente. Y si hace acto de presencia la lluvia (salvo en la pista central, cubierta con un techo retráctil desde 2009), 17 personas previamente entrenadas cubrirán la hierba con una lona de una tonelada en menos de 30 segundos.

garbiñe muguruza en wimbledon

¡Vamos Rafa! ¡Vamos Garbiñe!

Todo está listo ya para que comience el torneo de Wimbledon (2 de julio). Desde Jardineamos hemos querido rendir homenaje al césped más perfecto del mundo. Y, ya que estamos, también queremos animar a nuestros campeones: Garbiñe Muguruza, que ganó de manera contundente el año pasado; y a Rafa Nadal, que está en plena forma para volver a llevarse el trofeo 10 años después de su última vez. ¡Vamooos!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*