En junio, escarda: a mano, con herbicida… ¡o con desbrozadora STIHL!

La escarda o desyerbado (o, también, desherbado) es la eliminación de las malas hierbas, conocidas como hierbajos (pobrecitas…). Para realizarla, puedes recurrir a la eliminación química o manual. La primera consiste en pulverizar a las matas un herbicida de contacto ecológico, con el principio activo glifosato, que no llega al suelo ni puede contaminarlo; hierba que toca, hierba que mata. La segunda, escarda a mano, ya te imaginas de qué va… La tercera, seguramente la más cómoda y muy respetuosa con el ecosistema, es la utilización de las desbrozadoras STIHL, que cortan las hierbas a ras de suelo con sus hilos y eliminan gran parte de su ciclo vegetativo… sin eliminarlas a ellas.

Para las fuentes o estanques, cloro y algicida biológico

  1. Si tu fuente o estanque es estéril, es decir, si no contiene plantas ni animales, ten a mano cloro granulado y algicida, y trata el agua en cuanto observes tonalidades verdes de algas.
  2. Si lo que hay en tu jardín es una lámina de agua con vida (peces, anfibios, plantas…) recurre al algicida biológico, que debes mezclar con agua en regadera y, después, ir vertiendo por todo el vaso.

¿Césped?, de poca agua

cuidar el cesped

Césped sí, césped no, ésa es la cuestión. Bueno, pues un poco de césped no le hace mal a nadie, y menos al medio ambiente. Elige bien las semillas (que se conformen con poca agua y que no padezcan demasiado en invierno), y siembra un trocito para que actúe de felpudo ante la casa, o que sirva para que el frescor rebaje unos graditos la temperatura. si amarillea, échale un poco de nitrógeno, que lo encontrarás en fórmulas de abonado respetuosas.

Difusor, el riego es ahora básico

 

Los difusores son los protagonistas de toda red de riego, junto a aspersores y goteros. vigila esa red constantemente. Ten en cuenta que, en pleno y tórrido verano, un mal funcionamiento de cualquier aparatito de riego, por pequeño que sea, originará un desastre en tu jardín en ¡horas! Recorre visualmente tus áreas verdes y, al menor síntoma de sed, arregla la posible avería.

Acolchado: cubre, refresca, enriquece…

acolchado

Acolchar (en todo el mundo, esta técnica se conoce por mulching) es cubrir, proteger, abrigar, refrescar, limpiar…, incluso enriquecer un suelo, ¡tu suelo!, tapándolo con lo que elijas entre un amplísimo abanico de productos a tu disposición en el mercado, o tal vez en el desván de tu casa. Así, desde la inmejorable malla geotextil antihierbas, que deja pasar el agua pero impide la emergencia de las malas hierbas, a una alfombra ya en desuso, todo vale.

Biojardín: soluciones naturales antiplagas

El prefijo bio se usa para todo (sucede lo mismo con el prefijo eco). Pero lo cierto es que siempre se ha utilizado para indicar soluciones naturales y respetuosas para problemas humanos y de su entorno. Todo comenzó con la agricultura biológica, o sin elementos de síntesis, y eso es lo que debes realizar en tu jardín este verano. Un ejemplo: ahuyentar pulgones plantando ajos (o en este caso ajos decorativos –Allium aflatunense-) en lugar de insecticidas agresivos (aunque los hay muy poco agresivos).

Si te interesan más trucos para llevar a cabo en junio, disfrutarás este artículo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*