Mayo: 7 trucos para poner el jardín a punto

Trucos para sombra natural

El mes de mayo es el rey de la temporada de jardinería y el momento para presumir de jardín. Aprovecha lo que la naturaleza te ofrece para sacar el máximo partido a tus plantas. Es más fácil de lo que crees. A continuación resumimos en 7 trucos infalibles lo que puedes hacer para poner tu jardín a punto. Si además quieres saber qué está ocurriendo en tu jardín durante este mes, no puedes perderte este artículo.

Truco 1: Junta bien las plantas, sombrearán el terreno

Una forma sencilla de sombrear el terreno es realizar plantaciones densas, de forma que no quede mucho espacio entre las plantas y que el suelo esté a cubierto del sol, gracias a sus follajes. Crearás un microclima que favorecerá el frescor. Agrupa los ejemplares por necesidades de agua y luz para que los cuidados resulten más sencillos. Cava un hoyo del tamaño del cepellón, saca la planta del tiesto y colócala, regando de forma copiosa. Respeta una mínima distancia para que desarrollen su envergadura.

Truco 2: A las tapizantes, poca agua y te ayudarán a evitar las malas hierbas

Trucos para tapizantes

Si vives en una zona con problemas de agua en verano, cultiva especies tapizantes o cubresuelos en lugar de césped. Estas plantas dificultan la evaporación de los suelos expuestos, sombrean el terreno y lo mantienen fresco, e impiden el nacimiento de malas hierbas. Fíjate en esta idea: en los bordes de un camino se han plantado Alchemilla mollis, a la derecha, y Aubrieta deltoidea, en la izquierda. Son especies de escasa altura y denso follaje que, una vez establecidas apenas requieren cuidados, salvo recortes ocasionales.

 

 

 

Truco 3: Mantenimiento de las rosas: para eliminar lo marchito, corta el tallo por la mitad

Trucos para rosales

En estos meses debes tener las tijeras de podar bien cerca, porque una de las labores más importantes es cortar las flores conforme se estropeen. Así conseguirás que muchas especies emitan nuevas inflorescencias, prolongando su floración durante meses. Elimina también las hojas que se marchiten para evitar que se transformen en refugio de hongos y plagas. Corta el tallo por la mitad y verás cómo se regenera en pocas semanas.

 

 

 

 

Truco 4: Si tienes un arbusto en forma de bola, tállalo 2 veces al año

Trucos para arbustos bola

Los arbolitos o arbustos en forma de bola resultan muy decorativos. Son estupendos para flanquear una entrada, delimitar las esquinas de un macizo o poner en hileras al borde de un camino. Como especies adecuadas te recomendamos boj, acebo, laurel, buganvilla o tejo, entre otras. Aunque ya puedes adquirir las plantas talladas, también puedes hacerlo tú mismo. Lo importante es que sea un ejemplar joven. Tendrás que podarlos al menos dos veces al año, en primavera y verano.

 

 

 

 

Truco 5: Ante el golpe de calor, recorta bien al ras

Trucos contra el calor

¿Una planta que ha sufrido un golpe de calor, se puede recuperar? Sí, si se trata de una leñosa, un árbol o arbusto de hoja caduca o una vivaz. Corta un tercio de su ramaje, de forma que la savia se acumule en el corte originando una nueva brotada de las yemas latentes. Los síntomas son follaje seco y crujiente y manchas marrones en los tallos. Para evitarlo, incrementa el riego en días calurosos, procurando mojar el follaje.

 

 

 

 

Truco 6: En especies de primavera, quita un tercio del ramaje

Trucos para las especies de primavera

Ahora, en verano, se podan los arbustos que florecieron en primavera, esto es, lilos, forsitias celindas, espíreas o fotinias, que forjaron una esplendorosa estación de las flores. En este momento te puedes encontrar con dos cuadros: o bien se observan en ellos flores ya pasadas, o presentan frutos tendentes a la formación de semillas. Realiza su poda, despuntando el ramaje en un tercio de su longitud. Esta sencilla operación de poda será suficiente para que se produzca un ramaje nuevo que dará flores.

 

 

 

 

Truco 7: Al propagar por esquejes, elige tallos de hasta 25 cm

Trucos para los esquejes

Desde mediados de verano puedes cortar tallos de tus especies favoritas para multiplicarlas. La propagación por esquejes es la más segura y sencilla. Elige una rama sana y vigorosa y corta un esqueje de 15-25 cm. Elimina las hojas bajas, realiza un corte sesgado en la base y úntalo con hormonas de arraigo. Plántalo en un tiesto con sustrato para multiplicaciones y mantenlo húmedo, en un lugar templado y con luz pero sin sol directo. Tras unas semanas, habrá echado raíces y podrás trasplantarlo a un recipiente mayor o al jardín.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*