Febrero y el almendro

Almendro en flor
Almendro en flor

No resulta fácil hablar de especies no “jardineras” en el Blog STIHL “Jardineamos”. Temo que mis “superiores” la veten, y con razón; no es el foro adecuado. Podría desvirtuar a plantitas domésticas maravillosas como el geranio, la rosa o la misma mimosa, que viene arreando ya con su millonada de flores amarillas para el mes que viene. Pero para “Me gusta febrero por…” espero que todos os ablandéis y me permitáis hablar del almendro (Prunus dulcis).

Cuando una mañana de invierno es fría de verdad, con un vientecillo del nordeste que corta, y el cielo se pone raso, nunca faltan estratos altos como los de la foto. Con ese fondo, surgen aquí y allá, cuando menos te lo esperas, los almendros y sus mielíferas flores blancas o blanco-rosado. No temen al frío…, cuando viene en su tiempo; si se le ocurre helar dentro de un par de meses, con sus frutos formados, todos al suelo, pero, ahora, “no problem”.

No te aconsejo que plantes almendros en tu jardín, el resto del año son propensos a decoloraciones foliares, sobre todo por ataques de Ácaros. Pero te ruego que los evoques con, al menos, un ejemplar en el huerto. Puedes elegir entre las dos variedades más efectivas en cuanto a producción y buen sabor: marcona y largueta. Riégalo sólo los dos primeros años; luego, déjalo de secano, aunque observes que a finales de temporada está lánguido. Haciendo esto vivirá más años junto a ti.

Y por ese faro amarillo del jardín que es… la forsitia

planta de Forsitia
Forsitia

¿Quién fue Beatrix Farrand? ¿A qué parece un título de novela de misterio?

Pues nada más distinto. Beatrix Farrand fue una jardinera neoyorquina de principios del XX que se autodominaba “jardinera del paisaje”, y desde ella se acuñó el adjetivo “paisajista”, que todo el mundo se atribuye. Das una patada a una piedra y salen 2-3 paisajistas sabios… 
Beatrix viene aquí porque es la que puso nombre a la variedad de forsitia que os traigo, Forsithia x intermedia “Beatrix Farrand”.

Este arbusto es tan brillante, de la familia Oleáceas, que cada año te asombras más de que exista.

He tenido que tomarle dos fotos, normal y a contraluz, porque hay que aprovechar ese amarillo limón, chillón, luminoso y juerguista que presentan sus flores “proterantes” (aparecen antes que las hojas). En este mes, mires hacia dónde mires, verás muy buenas forsitias, todas a pleno sol que es lo que necesitan. Sólo hay que abrir bien los ojos para disfrutarlas. Para eso están ahí…

Por último, ahora…

No te pierdas las hojas con escarcha… que tempranito, en las mañanas de helada, bordean los limbos de las hojas de las especies perennifolias. Sobre hojas verde oscuro, como laureles, aligustres o viburnos, aún resalta más el efecto, y el hielo recuerda a orlas que realzan la belleza de cuadros y ventanas.

No te pierdas los primeros brotes de los lirios (Iris)… que son tan madrugadores a la vida estacional que en este mes comienzan a apuntar sobre sus rizomas. En tres o cuatro semanas empezarán a elevarse esos vástagos que portarán a los lenguados lirios, que en nada tienen que envidiar a las orquídeas.

No te pierdas las espigas del sauce cabruno (Salix caprea)… que se erigen en las ramas completamente desnudas de estas mimbreras o salgueras que son estas Salicáceas. Si los cortas para el jarrón, comprobarás que duran fácilmente hasta la primavera decorando tu hogar.

No te pierdas las mimosas (Acacia dealbata) en su apogeo… Si en el campo los almendros descollan ahora, en las zonas ajardinadas son las mimosas las que resaltan sobre muros y vallas con sus “looks” completamente amarillos por tantas flores. Acércate a alguna para percibir su exquisita fragancia.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*