Al abono natural, el riego y los detalles de mantenimiento

riego automático

Usa residuos como abono

abonar el arbol

Añade los residuos de casa y jardín vegetales picados un poco gruesos al alcorque y agujero de plantación de tus árboles frutales y arbustos de flor y mejorarás su capacidad para retener el agua de los riegos. Al mismo tiempo, resulta un excelente abono rico en potasio. En el caso de especies de suelo ácido, como rododendro o camelia, mejor incorpora frondes de helechos. Las cáscaras de huevo trituradas benefician a todas las plantas, salvo las acidófilas.

 

 

 

Humedece las raíces antes de plantar

bola de estiecol

Para facilitar el arraigo y la adhesión del sistema radicular de las plantas a la tierra, humedece los cepellones de las plantas a trasplantar desde maceta, o sumerge las raíces desnudas de tus ejemplares leñosos en una mezcla de tierra arcillosa, estiércol y agua a partes iguales durante unos minutos antes de plantar. Así las mantendrás hidratadas, facilitarás la eliminación de las raíces que estén apiñadas y asegurarás un arranque sin problemas.

 

 

 

 

Sombrea con árboles altos

Si tu zona es muy calurosa en verano planta árboles altos de sombra, por ejemplo plátanos de paseo o olmos en el centro y sur del jardín y chopos al norte. Debajo de la sombra de estos magníficos ejemplares puedes poner especies que no requieran mucha agua. Elige entre anémona, bergenia, galantus, liriope, viola…

Usa el riego localizado en jardines pequeños

riego por goteo

Si no cuentas con excesivo espacio para instalar el sistema de riego en tu jardín, recurre a las tuberías aéreas, sobre el terreno, como las de goteo. Debes situarlas a una distancia de entre 40 y 50 cm, según el tipo de plantación y la naturaleza del terreno. Al ser un sistema por goteo, el aprovechamiento del agua es mucho mayor, pero además tiene otras ventajas: reduce la evaporación, mejora la estética del jardín y reduce el riesgo de enfermedades por encharcamiento.

 

Mejora el suelo antes de plantar

abonando el suelo

Si el terreno de un hoyo de plantación es de mala calidad, puedes cambiar toda la tierra por una mejor o realizar una enmienda con estiércol o mantillo descompuestos. Aportarán nutrientes y mejorarán la capacidad de retención del agua. En un suelo pesado mejora el drenaje agregando arena de río.

 

 

 

Asocia especies con  las mismas necesidades

arbusto verde

Al agrupar varias especies vegetales, por ejemplo para mantener un ambiente húmedo, elige las que tengan las mismas necesidades hídricas y de luz. Es la mejor forma de evitar deformaciones por una inadecuada iluminación o de malgastar el agua en las plantas que necesiten menos riego. En la imagen, romeros, bérberis y adelfas, todas ellas especies de mínimas necesidades hídricas, amantes del sol y resistentes a plagas y enfermedades.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*