Planta ya tus flores de otoño

zinnia
Zinnia

El color invade los paisajes y jardines en otoño, el predominio de los tonos rojizos, marrones y amarillos es evidente, pero hay algunas plantas que ayudan a salpicar de colores vivos esta estación. Puedes disfrutar de algo más que de la caída de las hojas sobre el césped, si te animas a plantar flores estacionales. Este grupo de plantas viven su mejor momento en otoño e invierno y son muy agradecidas y fáciles de cuidar.

Como siempre que nos planteamos cambios en el jardín o terraza, tenemos que tomar algunas decisiones iniciales. Lo primero es elegir las especies que nos acompañarán esta temporada. Hay una gran variedad de plantas que florecen en otoño e incluso mantienen la flor durante el inverno.

Qué plantas elegimos

Los crisantemos son sin duda los más típicos y representativos de esta estación. Estas plantas son de climas fríos y aguantan en flor hasta prácticamente la primavera. Las más comunes son rojas o amarillas, pero también hay variedades blancas o rosas que aportan contraste a las tonalidades propias del otoño.

Crisantemo
Crisantemo

Las zinnias son perfectas para darle un toque de color a nuestro jardín o terraza, especialmente la variedad roja. Aunque florecen durante todo el año, su máximo esplendor llega con el frío. Lo mismo ocurre con los pensamientos, una flor de aspecto frágil pero amante de las bajas temperaturas y colores muy intensos.

Pensamiento
Pensamiento

Si en nuestro jardín predomina el verde y tenemos pocas flores, la estaticia o lavanda de mar es el contrapunto ideal. En realidad se trata de pequeñas florecillas que dan mucho color y un aroma muy especial.

Las dalias, las hortensias, los aster, las flores de pascua o las elegantes anémonas son otras opciones que podemos combinar en nuestra terraza o jardín y con las que, sin duda, llenaremos de colores nuestro otoño particular.

Aster
Aster

Dónde las ubicamos

Una vez que tenemos las variedades de plantas, tenemos que elegir el espacio donde vamos a ubicarlas. Tanto si vamos a plantar en maceta como en tierra, el espacio debe ser lo suficientemente amplio para que las especies elegidas puedan crecer cómodamente y que además reciban abundante luz solar.

Preparamos la tierra

El siguiente paso es preparar mínimamente la tierra. En maceta bastará con ahuecar la tierra con una pequeña pala o rastrillo, y asegurarnos de que las macetas tienen en la parte inferior suficientes agujeros de drenaje. No está de más poner algunas piedrecitas en el fondo de la maceta. En el jardín, tendremos que limpiar la zona de plantación de maleza y restos de otras flores o plantas que hubiera anteriormente. Remover la tierra e incluso aplicar un poco de abono natural ayudará también a que las plantas crezcan más rápidamente.

Sembramos o trasplantamos

Preparado el espacio y la tierra, tendremos que decidir si vamos a plantar semillas o trasplantar plantas jóvenes ya germinadas. En el primer caso, bastará con introducir varias semillas en la tierra, cubrir y regar un poquito cada día durante la primera semana. El trasplante también es muy sencillo, sólo hay que tener cuidado de no romper las raíces de la plantita al extraerlas de donde estén plantadas y cavar un hoyo lo suficientemente profundo como para introducir el bulbo o el cuerpo de raíces y que la planta quede a nivel de tierra (o de maceta, en su caso). Presionamos levemente para acomodar la planta y regamos ligeramente.

Sólo queda esperar que germinen nuestras semillas o directamente a disfrutar de la nueva compañía

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*