Julio, las plantas que no temen al calor

Adelfa

Seguro que asocias el calor, el calor con mayúscula, ése que derretía el asfalto en las películas de Ibáñez Serrador, con los cactus y las palmeras. Pues estupendo, porque por ahí van los tiros de este texto. Te traemos todo el calor del verano (julio es el campeón de las temperaturas máximas del año), pero sin miedo, con especies adecuadas que se aliarán al calor, y a ti, en el bello verano que tenemos en marcha.

¿Recuerdas “Historias para no dormir”, la serie de Chicho Ibáñez Serrador que se repone con éxito continuamente en muchos canales de televisión? En uno de sus episodios más célebres, “El Asfalto”, el protagonista, a la sazón su padre, Narciso Ibáñez Menta, se atreve a cruzar la calle en un mediodía de pleno verano y comienza a hundirse en el alquitrán recalentado del pavimento, sin que nadie repare, sin que a nadie le importe su desesperada situación.

Pimentero locoplanta de lavanda

 

 

 

 

 

 

 

No hagas tú lo mismo con las plantas que tengas en el jardín o en la terraza. No las sometas a horribles temperaturas e insolaciones, si no son adecuadas para estos extremos. Piensa, en cambio, que hay otras especies que son felices, que disfrutarán sobremanera y agradecerán, mostrando aspectos súper saludables, su colocación en medio de la canícula.

El verano pasado estuve en Phoenix (Arizona-USA) y quedé asombrado de esos 44-45 ºC del desierto de Sonora, ¡tanto de día como de noche!, y de esas chollas (Cylindropuntia fulgida, de pinchos largos y urticantes), Joshua Tree (Yucca brevifolia, grandes y bellísimas), saguaros (Carnegia gigantea, cactus candelabro) y muchas más especies que ni se inmutaban. Es más, parecían decir: “estos años tan frescos cuánto me desagradan…”.

Tú, en cualquiera de nuestras zonas climáticas, puedes asociarte con  el calor plantando esas plantitas que no le temen y de las que nosotros te hablamos continuamente. No es Phoenix, pero cuando en Andalucía hace calor…

Cica revoluta

Y por esa reina de los barrancos mirando al mar que es… la adelfa.

El mejor emplazamiento para esta preciosidad es a pleno sol. Aunque al sol-sombra también funciona bien, la adelfa es una planta de sol. Bajo sus rayos directos, la distancia entre hojas se acorta y las ramas presentan aspectos densos y sanos. En sombra, incluso en sombra tenue, tiende a ahilarse bastante y la floración es mucho más pobre.

Se amolda a casi todos los terrenos, a excepción de los ácidos. La adelfa gusta del resto de suelos. En los arcillosos va mejor que en los arenosos. En los alcalinos, mejor que en los ácidos. En los moderadamente pobres, mejor que en los ricos y humíferos.

Adelfa

El riego es mucho más importante de lo que parece. No caigas en el error de considerar a la adelfa una especie que soporta la sed, prácticamente una xerófila, porque vegeta en la naturaleza, donde nadie la riega. Sus hábitats son frescos, con humedad cerca de superficie. En tu jardín, instala riego por goteo al pie de cada una de tus adelfas y vigila que no falte la humedad.

Plántala en primavera, aunque, desde luego, si quieres plantar adelfas en sus zonas naturales (veranos calurosos e inviernos templados), puedes hacerlo en todo tiempo. Pero si deseas hacerlo en todo el centro peninsular, con inviernos fríos y cortantes, te aconsejamos que retrases la operación hasta los primeros días de la primavera.

buganvilla

Sé el primero en comentar

Dejar una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*