Ideas para disfrutar de los niños en el jardín

niño con motosierra

¿Cuánto tiempo puede estar quieto un niño? De poco a muy poco, ¿verdad? Y más ahora que se acaba el colegio y las horas en casa se hacen largas. Sin embargo, esto que puede ser un problema, es en realidad una fantástica oportunidad para que los peques de la casa descubran todo lo que el jardín puede ofrecerles. ¡Saquémosle partido a su energía y hagamos cosas juntos!

Aventuras, jardinería y bricolaje

Niño con planta

Con una actividad bien organizada, podemos aprovechar para enseñarles cosas importantes como el valor del esfuerzo, el respeto a plantas y animales, lo importante de trabajar en equipo y como no, a dar rienda suelta a su imaginación convirtiendo nuestro jardín en un universo mágico donde disfrutar de las más locas aventuras.

Lo bueno del jardín es que es infinito para hacer cosas con los peques. Si nos gusta la jardinería pueden ser los ayudantes perfectos para airear la tierra, regar las plantas, retirar los restos de flores secas, etc. Si toca limpiar la piscina o los accesos, siempre pueden ayudarnos a dirigir la boquilla de nuestra hidrolimpiadora… o a correr delante del chorro de agua, lo que más les apetezca.

También los fans del bricolaje pueden aprovechar el espacio abierto del jardín para realizar con ellos trabajos sencillos con los que fomentar su imaginación y creatividad. Pintar un pequeño banco de madera, decorar piedras, e incluso fabricar un sencillo comedero de pájaros pueden ser actividades estupendas para disfrutar de un tiempo en familia.

Aquí os dejamos cinco ideas para vivir el jardín con niños:

  1. Plantar y cultivar

Es cierto que no estamos en la mejor época para plantar, pero aún quedan algunas especies de hortalizas y bulbos de floración otoñal que podemos plantar. Si además somos originales y elegimos macetas poco convencionales como botas de agua que se nos hayan quedado pequeñas, botellas o garrafas que tengamos por casa, etc, esta actividad será aún más divertida.

Niño plantando en semillero

  1. Juegos de estrategia.

Como no todo es trabajo, os proponemos convertir el jardín en un escenario de juegos de estrategia. Una idea puede ser esconder un tesoro e ir dejando pistas en algunos rincones, para que los niños lo encuentren. El juego puede ser tan sencillo o complejo como queramos, pero es, sin duda, una gran oportunidad para que se acerquen jugando a la flora y la fauna que habita en nuestro jardín.

  1. Terrario para caracoles

Caracoles y niños siempre es una buena combinación, de hecho los peques sienten una atracción muy especial por estos animales tranquilos y babosos. Construir un terrario para caracoles es muy fácil, muy creativo y sobre todo, muy práctico porque ocupa el espacio que le queramos dar y porque puede estar tanto dentro como fuera de casa. Lo más complicado es… encontrar los caracoles. Una caja forrada con papel film, tierra de macetas, piedras y pequeños palitos, lechuga fresca por supuesto y mucha imaginación para decorar, es suficiente para recibir a los nuevos miembros de la familia.

Niña con caracoles

  1. Comedero para pájaros

Una botella grande de plástico, un brick o una maceta vieja es suficiente para construir un bonito comedero de pájaros que podemos colgar de cualquier árbol, de nuestro porche e incluso de nuestra ventana o balcón. Lo mejor de este trabajo es, obviamente decorar el comedero. Otro gran momento, cuando de verdad los pequeños disfrutan del trabajo realizado, es cuando a última hora de la tarde, los pájaros acudan a comer.

comedero de pájaros
Imagen | www.carolinallinas.com
  1. Pintar piedras para contar historias

Esta es la actividad que más nos gusta porque implica pasar mucho tiempo juntos. En primer lugar hay que buscar las piedras adecuadas, lisas y bonitas. Después hay que limpiarlas y luego ponerse manos a la obra. Podemos hacer dibujos al azar o buscar una historia que podamos contar entre todos decorando cada uno sus piedras. Algo así, como una historia encadenada que sólo tenga sentido cuando las piedras están juntas. Sea como sea, a los niños les encanta.

Piedras pintada

Otros “complementos” para nuestro jardín pueden ser un cajón de arena, una hamaca, puntos de luz para juegos nocturnos o un pequeño columpio hecho de soga y madera. Sea como sea, hay mil posibilidades para disfrutar del jardín este verano.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*