Junio y los hibiscos, el exotismo más popular

hibisco sirio
Rosa siria (Hibiscus syriacus)

En el mercado puedes encontrar hasta una docena de especies del género Hibiscus, entre las que, seguro, estarán la rosa china (Hibiscus rosa-sinensis), originaria del Asia Tropical, y la rosa siria (Hibiscus syriacus), del fondo del mediterráneo, Siria, Jordania… Una y otra son arbustos de lo más conocidos, apreciados y admirados.

A pesar de tratarse de auténticos bellezones, son duros ¡y pinchan!, así que conforman estupendos macizos y setos difícilmente destruibles. Permiten la poda en forma arbórea y últimamente se usan como arbolitos de alineación en sendas y viales del jardín. En España podemos plantarlos en casi todos los climas: rosas chinas, junto al mar, con temperaturas benignas; y rosas sirias, lejos de él, donde los inviernos son inclementes. Si vas a Asia Tropical, comprobarás que las chicas llevan hibiscos en sus orejas, y eso le da a esa flor acampanada, de enorme espádice central y colores chillones, la fama de bellezón tropical. Tanto de la rosa china como de la siria existen variedades de flor doble, pero las evocadoras de exóticos parajes son estas que ves aquí, las reinas de Bali.

Y por ese autóctono rojo y amarillo que es… el Bérberis púrpura

Berberis púrpura
Agracejos rojos (Berberis thunbergii “Atropurpurea”)

Desde lejos, divisarás un telón de fondo púrpura en la revuelta de cualquier camino o en un grupo del macizo de arbustos. Se trata de bérberis o  agracejos rojos (Berberis thunbergii “Atropurpurea”), con hojas pequeñas de color más encendido cuanta más intensidad solar reciben. El mes pasado se llenaron de florecillas amarillas que dan relieve a este arbusto caducifolio, de bellos otoños cobrizos y ramas con afiladas espinas… ¡y fosforescente savia amarilla! Una “agracejocuriosidad”: tras la floración, los bérberis o agracejos se cubren de bayas astadas comestibles, que tienen numerosas aplicaciones farmacéuticas y culinarias. Leemos en una página de un célebre libro de cocina: “las bayas de agracejo aportan un agradable toque de acidez a un plato de arroz y un poco de picante a una salsa para acompañar caza”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*