Ideas para decorar con flores silvestres

margaritas

¿Has escuchado eso de “Si la vida te da limones, haz limonada”? Eso se nos ha venido a la cabeza al ver la cantidad de flores silvestres que han crecido en algunos rincones de nuestro jardín o en los accesos a la terraza. Margaritas, campanillas…tonos amarillos, blancos, rosas y lilas que durante la primavera acompañan a nuestras plantas y arbustos. Qué mejor que seguir los dictados de la sabiduría popular y aprovechar los recursos que la naturaleza pone a nuestra disposición para decorar nuestra mesa e incluso a nosotros mismos.

Si la primavera te da flores, hazte una diadema

En realidad es más sencillo de lo que parece y no hace falta ser un avanzado en esto del DIY (Hazlo tú mismo) para conseguir una bonita corona de flores silvestres como centro de mesa  o una diadema de lo más “vintage” para un look primaveral.

Lo primero que haremos es dar una vuelta por esos rincones del jardín invadidos por estas flores silvestres. También podemos encontrarlas si damos un paseo por parques o zonas verdes. En primavera están por doquier. El único criterio que debemos respetar es que los tallos tengan entre 4 y 5 centímetros de longitud y no pertenezcan a las especies lechosas, como por ejemplo las amapolas, ya que la manipulación es las mismas es algo más compleja. Hay un sinfín de flores para elegir: margaritas, campanillas, correhuelas, claveles silvestres, fresas de bosque, zarzamoras y muchas más. Elegir es difícil pero también muy divertido.

flores silvestres

flores silvestres en el campo

Flores silvestres

Para llevar a cabo nuestra idea sólo necesitaremos alambre, un rollo de cinta floral, unas tijeras y unos alicates. ¿Fácil verdad? En 4 sencillos pasos habremos terminado nuestra obra de arte.

Paso 1. Construir la estructura.

hilo de coser

Con el rollo de alambre sobre una mesa trazamos la circunferencia o forma que queramos conseguir, en nuestro caso una diadema. Así que trazaremos una U muy cerrada con el alambre y cortaremos con el alicate.

 

Paso 2. Forrarla con cinta floral.

cinta adhesiva

Forramos el alambre con cinta floral. La cinta será la parte más visible, junto con las flores, de nuestra diadema, así que elegiremos un color que nos guste. Forramos el alambre enrollando con cuidado y tensando bien la cinta floral. En los dos extremos haremos un nudo y dejaremos unos 15 centímetros de cinta libre, con la que luego ataremos la diadema a la parte posterior de la cabeza, bajo la nuca.

Paso 3. Engarzar las flores.

ramo de margaritas
Agrupamos las flores en ramilletes

Engarzar las flores es muy sencillo. Podemos hacerlo de una en una o agrupándolas en ramilletes. En este último caso, formamos el ramillete y unimos los tallos con alambre o cinta floral. Para engarzarlos a la diadema utilizaremos pequeños trozos de alambre o cinta floral y después sellamos con silicona caliente.

 

 

Paso 4. Embellecer los engarces.

Una vez que tengamos todas las flores engarzadas volvemos a forrar el conjunto con cinta floral pasando por encima de cada engarce con el objetivo de tapar y disimular cada uno de ellos.

 

Tanto el alambre como la cinta floral y la silicona encontrarlos ferreterías y tiendas de manualidades, en las que además nos ofrecerán una amplia variedad de colores para elegir.

¡Manos a la obra!

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*