Mantén tu seto a raya en 5 pasos

mujer trabajando

La primavera la sangre altera… y también altera tus setos. El sol, las lluvias y las temperaturas suaves hacen su trabajo y las ramas de tu seto empiezan a sobresalir por todas partes, estropeando esa bonita forma que tan bien quedaba en tu jardín. Pero no hay problema, ya sabes que los setos y arbustos —al igual que tu césped, tus flores o tus árboles— necesitan cuidado a lo largo de todo el año. Y una poda a tiempo te ayuda no sólo a mantener su forma estética, también te asegura una segunda brotación al final de verano.

Es una labor muy fácil que no requiere esfuerzo ni experiencia. Sólo tienes que seguir estos consejos ¡y a disfrutar de tu seto perfecto!

 

1. Qué tipo de seto quieres

Existen dos grupos de setos que puedes tener en tu jardín: libres o en forma, y cada uno de ellos necesita una poda determinada. A los setos libres o informales (adelfas, acacia espinosa, rosal, camelia…) hay que dejarlos crecer con más libertad y se podan una vez al año, para cortar las ramas enfermas y las que sobresalgan demasiado.

Los setos formales requieren un mayor cuidado, al menos dos podas al año (y hasta cinco en climas cálidos y húmedos), para mantener su forma estética y el tamaño adecuado. Algunas de las especies más comunes son el boj, las arizónicas o los ligustros. A la poda de este grupo de setos vamos a dedicar los siguientes pasos. ¿Tienes tu cortasetos preparado?

 

2. Deja que entre la luz

Es conveniente que la luz del sol llegue a las zonas bajas en interiores del seto, para que así conserve su bonito color verde y no pierda densidad. Para ello, nada más fácil que dejar que el seto sea un poco más ancho por abajo que por arriba.

 

3. Corte de las paredes laterales

Lo primero es deshacerse de las ramas grandes que sobresalen, un primer corte para marcar la base y permitir que el seto se vea bien.

A continuación un corte más preciso, para dejar las paredes del seto perfectas con la forma deseada. La mejor manera de hacerlo es moviendo el cortasetos en forma de arco, de abajo arriba y de arriba abajo, usando las cuchillas de ambos lados.

mujer con cortasetos

4. Corte de la parte superior

Al cortar la parte superior del seto, lo más importante es que quede una línea perfectamente recta. Aquí nuestra recomendación es que no te fíes de tu vista, es preferible que utilices una cuerda tensada para delimitar la altura del seto.

Luego ya puedes empezar a podar, con el cortasetos siempre horizontal y sin hacer movimientos en arco. Y no te olvides de ir peinando el seto con las manos, para quitar las hojas cortadas.

 

5. ¿Cuándo es la mejor época para podar?

La primera poda anual debes realizarla entre abril y mayo, para frenar el rápido crecimiento que experimenta el seto en primavera; así consigues mantener su forma y además vigorizarlo. La segunda poda, a principios de septiembre, permite controlar el rebrote de otoño.

Si quieres puedes darle un repaso en verano, pero nunca lo hagas en invierno; en general, los setos y arbustos no resisten bien los cortes a bajas temperaturas.

 

Y el consejo más importante de Jardineamos: ¡hazlo fácil y disfrutando!

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*