Crea tu propio especiero: cultiva aromáticas

flores de lavanda

Hoy te proponemos una actividad ideal para realizar con los más pequeños o los más mayores de la casa: cultivar aromáticas.

Como es muy sencillo plantarlas y mantenerlas, cultivarlas es una actividad ideal para iniciar a los niños en el mundo de la jardinería e incluso de la cocina. También las personas mayores pueden encontrar en esta actividad un punto de entretenimiento y concentración, muy beneficioso para su bienestar. Ver los resultados es siempre gratificante para jardineros de todas las edades.

Te damos cinco claves para el éxito de este mini huerto en casa.

 

1. Elige un buen sitio

Ya que no podrás usar fitosanitarios ni fertilizantes químicos, es necesario que elijas un lugar libre de plagas, limpio, con luz natural y una temperatura de entre 18 y 22 grados.

 

maceta con plantas

2. Decide qué especies vas a cultivar

La elección de las especies depende tus gustos, del usoque quieras darles e incluso la facilidad que tengas para acceder a ellas. Lavanda, romero, albahaca, tomillo, orégano, perejil… son algunas de las opciones más comunes. Además, muchas de ellas son perennes, por lo que si las cuidas bien te durarán varias temporadas.

 

3. Escoge el recipiente o contenedor donde cultivarlas

El recipiente depende del lugar  que hayas elegido o de lo original que quieras ser. Las aromáticas necesitan poco espacio, crecen sin problemas en macetas, tarros, botes o cualquier otro soporte siempre que tenga agujeritos y presente un buen drenaje del riego. En las tiendas especializadas venden semilleros, pero también puedes hacer uno más “casero” con envases de yogur o cartones de huevos…

 

4. Elige un buen sustrato

Lo ideal es combinar dos tercios de turba con uno de humus de lombriz. Puedes comprar la mezcla ya hecha o mezclarla tú mismo. Como las semillas son pequeñas, deberás sembrar unas cuantas en el sustrato y volver a cubrirlas. En los paquetes suele indicar cómo es mejor colocar las semillas, si en el fondo del semillero o más hacia la superficie. Una vez plantadas, riega la tierra para que las semillas se asienten. Mantén el sustrato húmedo (no encharcado) hasta que germinen tus plantas.

 

varias especies

 

5. Márcalas con etiquetas

Coloca carteles en cada espacio del semillero con el nombre de la aromática que germinará en unas semanas. Es muy útil, ya que cuando son pequeñas es muy difícil diferenciarlas y a medida que vayas conociéndolas más necesitarán pequeñas variaciones en cuanto al riego o la orientación a la luz.

 

¿Sencillo verdad? Puedes ser todo lo creativo que quieras para diseñar tu semillero: de pared, de material reciclado, inspirado en la primavera, etc. Lo que está claro es que la primavera es el momento perfecto para plantar aromáticas y en unas semanas empezarás a ver los primeros brotes verdes. ¡Suerte!

mata de romero

Sé el primero en comentar

Dejar una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*